Aprender a Debatir

Reglas básicas para debatir

E l debate es una actividad tremendamente constructiva y motivadora, en la que podrás disfrutar cada momento, desde la preparación y entrenamiento del mismo al apasionante desenlace en el que defenderás tu postura o la de tu equipo, y que debe acabar con un sincero apretón de manos a tus contrincantes, que al fin y al cabo son tus compañeros.

Hay una serie de normas que siempre debes tener en cuenta en un debate, y que te permitirán desarrollar adecuadamente tus argumentos y reaccionar ante los de tu oponente. El éxito de tu intervención estará marcado por todas y cada una de estas reglas:

 

1. Escucha con atención a tu oponente

Si no estás atento/a entonces no lo escucharás bien. Si no escuchas bien lo que ha dicho no podrás comprender bien su punto de vista y tampoco podrás criticar lo que ha dicho.

Cuando escuches atentamente entonces debes interpretar lo que ha dicho con generosidad y con todo rigor, sin cambiar, deformar o ridiculizar sus argumentos. De lo contrario caerás en la falacia del espantapájaros.

Dibujo de una oreja gigante        Foto de una mano junto a la oreja en actitud de escuchar

 

2. Defiende tu punto de vista con argumentos

Dibujo de una chica escribiendoCuando defiendas tu punto de vista, debes hacerlo aportando argumentos siempre que te lo pida tu oponente. Recuerda que al introducir una afirmación nueva estás obligado/a a llevar la carga de la prueba, es decir, a justificar con argumentos lo que has dicho. Evita trasladar a tu contrincante la carga de la prueba cuando no le corresponda.

Dibujo de un libro abierto

 

3. Responde a las objeciones de tu oponente

Cuando tu oponente haga objeciones a tu argumentación, debes responderle. Cuando haya detectado una debilidad en tu argumento, no desprecies lo que objeta. Refuerza con nuevos argumentos tu postura y no repitas lo que ya has dicho anteriormente. Evita el uso de falacias como forma de protegerte.

Dibujo de un micrófono que le habla a otro      Dibujo de otro micrófono, en posición de contestarle al primero

 

4. Sé relevante defendiendo tu tesis

No te apartes del tema concreto que en cada momento se está discutiendo. Ve al grano. Busca premisas que apoyen bien la conclusión que quieres defender. Busca razones de peso para que tus argumentos sean sólidos y no sean fácilmente atacables. Procura evitar argumentos endebles.

Foto de un montón de granos de arroz      Foto de un trozo de granito

 

5. Justifica tu postura con suficientes razones

Foto de un montón de ovillos de hilo de lana de diversos coloresProcura dar una variedad de razones para hacer más aceptable tu conclusión. Tus razones han de ser variadas en cantidad ( deben ser varias y pertenecer a varios campos diferentes (economía, psicología, filosofía, ética, historia, política, etc.) ) y también en calidad ( han de tener la mayor fuerza posible para apoyar tu punto de vista).

 

6. Sé claro

Dibujo de un campo de trigo en un día con mucha claridadProcura que se te entienda bien. Trata de evitar expresiones o frases que resulten oscuras o ambiguas. Define con claridad y precisión el significado de los términos que utilices cuando tu oponente te lo pide. Sé conciso en la exposición de argumentos, evita irte por las ramas (¡Lo bueno, si breve, dos veces bueno¡). Procura que tu voz se escuche con claridad y buen ritmo.

 

7. Trata de buscar la verdad

Di aquello que creas que es verdad. No aportes ideas que sepas o creas que son falsas. Sé cuidadosa/o para evitar las falacias o estrategias que contaminen el debate.

Dibujo donde puede verse a un detective investigando para hallar la verdad

 

8. Juega limpio

Dibujo de unos niños jugando a un juego dirigido por un árbitro

Respeta los turnos de palabra. Ten cortesía con tus oponentes (¡aunque lo cortés no quita lo valiente!). Evita expresiones o gestos fuera de tono. Sé prudente. Respeta la labor del moderador y de los jueces. Reconoce la victoria de tu contrincante.

Dibujo de un deportista levantando la copa de ganador

 

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version